lunes, 18 de agosto de 2014

EL DIARIO DE SOPHIE

12 DE FEBRERO DE 1801

                                              ¡Debo de haberme vuelto loca!
                                        Escribo estas líneas en esta noche en la que no podré conciliar el sueño. 
                                     Mi conciencia me lo grita. Lo ocurrido esta tarde, a orillas del río Támesis, no debió de haber pasado. Todo el mundo sabrá ahora que soy una perdida. 
                                     Accedí a encontrarme con lord Frederick a orillas del río Támesis. Nos vimos en una zona por donde no pasa nadie. 
                                     Logré salir de casa. 
                                    Mis padres creen todavía que he estado en la city. Visitando a una amiga. 
                                    Pero es mentira. Me encontré con lord Frederick. Ya no puedo llamarle así. No puedo volver a llamarle de ese modo. 
                                    Ahora...Se llama Frederick. 
-Tenía muchas ganas de volver a verte-me dijo cuando fui a su encuentro. 
                                   Me di cuenta de que me estaba tuteando. 
-¿Por qué me tutea?-le pregunté. 
-Hay algo muy fuerte entre nosotros-respondió Frederick-Y no podemos ignorarlo.
-No hay nada entre nosotros. Su hermano mayor dice estar interesado en mi prima. Eso no nos atañe ni a usted ni a mí. 
-¿Olvidas lo que ocurrió el otro día?
-Estuvo mal. 
-Los dos sabemos que no estuvo mal. 
                              Empezamos a caminar. Lo último que quería en aquellos momentos era escucharle. Todavía me echo en cara a mí misma el haber acudido a aquella cita. El haber echado a perder mi reputación. 
                               Pero no sirve de nada arrepentirse cuando ya ha pasado todo. 
                               En septiembre, se celebra mi puesta de largo. No sé qué haré si me caso el año que viene con algún rico caballero que me corteje. ¡Se dará cuenta de que no soy virgen! 
                               Frederick me ha dicho que podríamos casarnos si yo quiero. 
                               Lo único que quiero es escribir estas líneas en un esfuerzo por no pensar. Por olvidar lo que ha ocurrido esta tarde entre Frederick y yo. ¡Pero no puedo olvidar que le he entregado mi virginidad! Él no ha hecho nada malo. En realidad, los dos hemos obrado mal. Los dos sabemos que hemos obrado mal. Pero no nos arrepentimos. 
                                Aunque yo desee arrepentirme. 
-Sophie, desde que te conozco no he hecho otra cosa más que pensar en ti-me confesó Frederick-Lo que siento por ti es muy intenso. 
                               He estado llorando un buen rato desde que me encerré en la habitación. Lloraba porque era consciente de que mi reputación estaba maltrecha. Nadie sabe nada. Si nadie lee mi diario, nadie sabe nada. 
                               ¡Ojala sea así! Aunque...
                               Lo siguiente que recuerdo es que Frederick me abrazó. Yo me quedé de piedra. 
                              Debí de haberme apartado de él. Debí de haber hecho mil cosas. 
                               Durante el paseo, le estuve mirando. Frederick tiene unos rasgos atractivos y amables a la vez. 
                               Me llenó de besos el rostro. 
                               En algún momento, se ha metido dentro de mi corazón. 
                               Me late muy deprisa el corazón. 
                               Lo siento con su mejilla pegada a mi mejilla. 
                               Frederick no se parece en nada a su hermano mayor, a lord Alexander. Es un joven abierto y cercano. Puedo hablar con total confianza con él. Hay cierta timidez en él. Sin embargo, hoy no se ha mostrado nada tímido. ¿Y qué hago recordando lo ocurrido esta tarde? Debería de intentar olvidarlo. No pensar en eso. 
                                 La mirada de Frederick es una mirada limpia. Puedo perderme en las profundidades de sus ojos de color verde. 
                                 Pero no me siento cohibida cuando estoy con él. 
                                  Recuerdo muchas cosas de esta tarde. 
                                 Recuerdo que caímos al suelo. Que quedamos medio desnudos. Que le devolví a Frederick todos los besos que me dio. Que me olvidé del resto del mundo. 
                                 Recordaré los muchos besos que nos dimos hasta el último día de mi vida. ¡Lo juro! 
                                 Y recuerdo más cosas. 
                                 Recuerdo cómo Frederick llenó de besos cada centímetro de mi cuerpo. 
                                Recuerdo cómo Frederick lamió lentamente cada centímetro de mi piel. 
                                Y yo me olvidé del mundo. Y me entregué a él sin pensar en lo que estaba haciendo. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada