sábado, 18 de enero de 2014

"CRYPTORCHID", DE MARILYN MANSON

Hola a todos.
El vídeo que me gustaría compartir con vosotros es uno de mis favoritos.
Marilyn Manson es uno de mis cantantes favoritos.
Se le puede acusar de muchas cosas. Desde ser un satánico hasta hacer música comercial. Causa polémica y no es indiferente a nadie.
Pero hay algo en sus canciones que, a mi entender, le hace auténtico. Su voz es ronca y grave. Sus letras están cargadas de oscuridad, pero también hay poesía en ellas.
No es sólo rock duro. Hay una atmósfera tétrica que envuelve todas sus canciones. Todo lo que cuenta y todo lo que canta sale de dentro de él. Aún creyendo que puede haber oscuridad en su alma, lo saca sin miedo. No se esconde.
Lo escuché por primera vez pocos días antes de cumplir diecisiete años. Un amigo me prestó un compact que estaba escuchando durante el viaje que hicimos todo el instituto a Valencia, a ver la Ciudad de las Artes y las Ciencias.
Suelo marearme en coche. Pero, aquel día, escuchando a Marilyn Manson, me sentí rara, pero también me sentí cómoda.
Había algo hipnótico en aquella voz grave que cantaba con rabia, con voz de ultratumba. Siempre me he considerado un bicho raro. Lo siglo pensando. Pero, aquel día, escuchando a Marilyn Manson, no me sentí tan sola.
Hoy, me gustaría compartir con vosotros una de las canciones más tétricas, pero, al mismo tiempo, más hermosas de Marilyn Manson.
Crytorchid es una canción del año 1997. El videoclip que la acompaña es extraño. Atrae y repele a partes iguales.
Está dirigido por el director de cine Elías Merhidge, al que recordamos por haber dirigido La sombra del vampiro, que cuenta cómo transcurrió el rodaje del inmortal film Nosferatu. Pero lo hace partiendo de la leyenda urbana que cuenta que su protagonista, el genial Max Schrek, era realmente un vampiro.
El videoclip se alterna con trozos de la ópera prima de Merhidge, Begotten. 
La película es del año 1990 y es gore. Pero no es gore tal y como lo conocemos. Es una película completamente muda en la que no hay ni siquiera banda sonora. Se acompaña de sonido ambiente. Su montaje en blanco y negro recuerda a los inicios del cine, a finales del siglo XIX. Una película no sólo gore, sino también extraña y curiosa. Merhidge da su propia visión de la creación a través de imágenes extrañas, como sacadas de la peor de las pesadillas.
Os dejo con el videoclip.
Espero que os guste.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada